Blog

Compartir

Yemas de Santa Teresa para endulzar tu Navidad


Yemas de Santa Teresa para endulzar tu Navidad

¿Quién no ha comido una yema de Santa Teresa? ¿Quién no ha sentido surcar los cielos con un bocado tan ligero y tan dulce? ¿Quién se atrevería a decir que las yemas de Santa Teresa es sólo un dulce más? Como sabéis estos bocados tiernos por dentro y ligeramente crujientes por fuera, inundan muchas casas por Navidad y en todas las fiestas que pueden. Especialmente con esta fácil y deliciosa receta de yemas de Santa Teresa. ¿Te atreves a hacerla?

 

Hazlas para tu casa, para los invitados, para tu familia, para regalar o para darte un homenaje. Sea como sea, el huevo te dará la oportunidad de que utilices sus yemas para hacer este delicioso bocado.

Ingredientes

12 yemas de huevo. Sí, 12 yemas.

200 gramos de azúcar blanca

100 ml de agua

Azúcar glass

Una sartén

Un cazo

Preparación

Separación: Lo primero que haremos será separar esas 12 yemas de las claras con las que vienen de serie. Para ello, podemos emplear un separador profesional que filtra la clara. O podemos usar una botella de plástico limpia. Partimos el huevo sobre un plato y aspiramos suavemente y podremos conseguir que la yema se separe de la clara. Luego, apretamos la botella y la soltamos en el cazo.

Almíbar: Empezaremos haciendo un almíbar denso con el azúcar y el agua. Lo ponemos a fuego lento y dejamos que comience a fundirse el azúcar hasta que lleguemos al punto hebra. Cuando veas hacer burbujas más o menos compactas, es el momento. Si dudas, coge un poco de almíbar y cuando enfríe un poco colócalo entre los dedos. Frótalos y sepáralos y comprueba si la hebra es firme, pero gelatinosa.

Batir yemas Hora de batir las yemas. Con fuerza. Cuando estén batidas, le volcaremos el almíbar, pero en forma de hilo. Al estar caliente, si lo echas de golpe, las yemas cuajarían y tendrías que volver a empezar. Echa el almíbar en forma de hilo. Necesitarás paciencia. Luego, devuélvelo al fuego y bate sin parar, durante 5 minutos y retira del fuego.

Reposo y forma Hora de reposar y dejar que se enfríe. Puedes hacerlo en el mismo cazo o pasarlo a un cuenco para que se enfríe. Cuando se haya enfriado, se habrá solidificado mucho, pero seguirá siendo tierno. Es el momento de darle forma en forma de bolita y pasarlo por el azúcar glass para sellarlo y dejar que se enfríe. Ese azúcar, creará una ligera costra crujiente y azucarada que al morder, crujirá y revelará el tierno interior.

Y para los que os preguntéis si se puede hacer de otra manera…. No. Sólo con las yemas de los huevos. Por eso se llaman “yemas”. Las claras las podéis emplear para hacer otros postres, como un delicioso merengue o unos delicados Macarons, que están muy de moda. Os explicaremos otro día, cómo se hacen. Esperamos que hayáis disfrutado de esta original receta de yemas de Santa Teresa. Y no olvidéis compartir vuestras opiniones con nosotros y ¡cómo os ha salido la receta!