Blog

Compartir

Tartaletas de merengue fantasma


Tartaletas de merengue fantasma

Llega Halloween, y Huevos Garrido quiere celebrarlo a su manera: ¡haciendo recetas que molan un huevo!

Calabazas, arañas, sombreros de bruja, monstruos… las calles se llenarán de todo tipo de seres terroríficos este fin de semana. Nosotros hemos optado por los fantasmas, y la verdad es que saben de miedo. ¿Quieres saber cómo se hacen? Ve encendiendo el horno y te lo contamos.

Ingredientes

  • Base

8 galletas tipo napolitana

1/2 cucharada de azúcar

6 cucharadas de mantequilla derretida

 

  • Crema de chocolate

1/2 cucharada de crema de leche

4 onzas de chocolate negro

  • Fantasmas de merengue

1/2 cucharada de azúcar

6 claras de huevo

1 cucharadita de polvo de cacao

 

Pasos

  • Calentar el horno a 175 grados
  • Para hacer la base, trituramos las galletas. Las pasamos a un bol y añadimos el azúcar hasta que se haga una masa fina. Añadir la mantequilla y mezclamos.
  • Colocar la mezcla en 8 mini tartaletas, las horneamos durante 20 minutos hasta que los bordes se oscurezcan ligeramente. Dejar enfriar.
  • Para hacer la crema de chocolate, calienta la crema en una cacerola pequeña hasta que se derrita. Retirar del fuego, añadir el chocolate y batirlo bien hasta que esté suave. Vuélcalo en las bases de las tartaletas.
  • Para hacer el merengue fantasma, calienta 3 dedos de agua en una cacerola a fuego medio-alto. Llévalo a hervir y baja a fuego lento. Coloca el azúcar y las claras de huevo en un recipiente a prueba de calor. Colócalo sobre el agua y bate la mezcla. Remueve hasta que el azúcar se disuelva y la mezcla esté caliente.
  • Retira el recipiente del fuego y bate la mezcla con una batidora hasta que esté al punto de nieve. Pon el merengue en una manga pastelera de plástico y haz los fantasmas de unos 4 dedos de altura sobre la crema de chocolate
  • Utiliza un pincel pequeño para mojarlo en cacao para pintar los ojos y la boca de los fantasmas.   
  • ¡Y listo! A disfrutar de nuestros fantasmas de merengue, ¡deliciosamente terribles!